Hola pollitos!! El fin de semana pasado fue el cumple de mi marido, así que decidimos hacer una escapadita a Newcastle, y fue impresionante. ¡Qué ciudad más bonita! Seguro que repetimos. Estuvimos dos días, y la verdad que fue una paliza, porque hay muchas cosas para ver/hacer. Nos alojamos en el hotel Whites en el barrio de Jesmond, por £40 la noche, a unos 20-30 minutos andando del centro y a tres paradas en metro. La zona estaba muy bien, residencial pero con un montón de hoteles. Los que por cierto, tienen su bar y luego se montan la fiesta, menuda jarana tenían. Así que si estás cansado y quieres tomarte una copa y no te apetece ir hasta el centro, puedes hacerlo allí.

Creo que lo que más me gustó fue el Grainger Market, un mercado en condiciones, como los de España, ya que aquí no he encontrado ninguno así de chulo. Todo super limpio, muy ordenado y la comida con un color… ¡¡ay madre qué colores!! La fruta, la carne… ¡todo! Hasta las plantas tenían otro color, jajaja. Había una tiendecita de quesos internacionales, en la que compramos queso con cebolla caramelizada, no tiene desperdicio, qué rico por favor (luego he descubierto que en el Morrisons hay, jaja). Y también había queso manchego, jiji. Así que compramos un poquito de cada, para probar. Y cuando llegué a casa, me arrepentí de no haber comprado más. 😦

Luego están los puentes, que si no recuerdo mal hay 7. Nos sorprendió porque están muy juntos. Vamos, que desde la mitad de un puente, ves uno detrás de otro. El que más nos gustó fue el Millennium Bridge, es el puente levadizo, que tuvimos la suerte de poder ver en movimiento. Son unos 10 minutos, y si estás allí cuando se mueve, merece la pena verlo.

 

Después fuimos a ver el “Angel of the North”, está a las afueras, con lo que habría que coger un autobús para llegar, pero no me preguntes porque no tengo ni idea, ya que fuimos en coche. Es una estatua de 20 metros de alto, impresionante, y si no recuerdo mal, unos 50 metros hacia abajo, bajo tierra, para que pueda sujetarse. No pienses que vas a ver algo más, porque lo único que se ve es eso, lo de la foto. Pero merece la pena ir hasta allí, ya que impresiona bastante.

Luego estuvimos en la iglesia de St. Mary, a lo mejor es porque es católica, pero a mi me gustó mucho. Pero a parte de St. Mary, hay un montón de iglesias más que merecen la pena verlas por dentro.

En resumen, es una ciudad para verla dando un buen paseo, disfrutando de su arquitectura, sus puentes, calles, su tráfico… No se, todo. 

Ya no os cuento más porque os adjunto un archivo que hice con la explicación de la mayoría de los lugares de allí, saqué la información de minube.com, no sé si conoces la página. Es una web donde la gente pone sus experiencias de las ciudades que ha visitado, la historia de los monumentos, sitios que recomiendan para comer, tomar una cerveza… Está muy bien. El único problema es que te explican cada cosa una por una, y para mí es un rollo ir buscando. Así que lo que hice fue copiarlo todo e imprimirlo. Me resulta mucho mas cómodo.

¿Habéiss estado ya? ¿Nos contáis si os gustó la ciudad? ¿Repetiríais? Contarnoslo todo aquí abajo.